Maniquíes de mujer

Maniquies de mujer

Los maniquíes de mujer fueron los primeros en alcanzar las estanterías de las grandes casas de moda y aunque algunos vienen de cuerpo entero y sin rostro los más llamativos son sencillamente los más parecidos a los seres humanos y por supuesto de perfectos rasgos. 

Algunos tienen el cabello ya incluido  en la fibra,  para otros se usan pelucas de alta calidad qué les dan un absoluto realismo.  Aunque la forma más común de encontrarlos es de pie o sentados los maniquíes de mujer en ocasiones son diseñados con algunas posiciones bastante extrañas,  por ejemplo,  de pie y con una de las dos piernas hacia atrás casi como si estuviera saltando, a veces inclinada hacia adelante  como si estuviera recogiendo algo del suelo,  sentada en el piso con los brazos hacia atrás  y muchas otras posiciones creativas que pueden llegar a resaltar más al maniquí que a la ropa misma.